La pandemia de COVID-19 ha impulsado cambios a nivel social que se han hecho sentir en todos los niveles y estratos de la sociedad. Por descontado el mercado inmobiliario no se ha escapado de esta situación, y como veíamos en nuestro artículo anterior en el que analizábamos los cambios que ha sufrido y sufrirá el mercado inmobiliario a causa del COVID-19, ciertas rutinas que se han impuesto durante los últimos 6 meses tendrán un impacto quizás permanente.

Compra a ciegas de viviendas

En el último post del mes de Junio queremos analizar un fenómeno que se produce cada vez que se producen o se avecinan crisis o cambios económicos profundos: la reducción de los plazos necesarios para la compra de una vivienda e incluso cuento de la compraventa de viviendas sin siquiera visitarlas o verlas.


Práctica común en situaciones de incertidumbre

El comprador o inversor que apuesta por una vivienda o inversión inmobiliaria en general sin siquiera visitarla es el típico perfil de comprador que busca un precio por metro cuadrado muy ajustado, incluso aunque a posteriori tenga que realizar trabajos de reforma o rehabilitación.

planos vivienda
Compra a ciegas de viviendas: necesitará trabajos de reforma

Normalmente se trata de particulares o empresas que conocen muy bien la zona en la que se encuentra el inmueble. Al tratarse de inversores que saben muy bien lo que buscan pueden determinar rápidamente el valor potencial de la inversión y averiguar si la vivienda está sujeta a cargas o deudas, usando esa baza para negociar un precio algo más bajo.

En la mayoría de los casos se trata de inversores que no necesitan solicitar financiación para asumir este tipo de operaciones.

También es bastante común que este tipo de inversores se basen en contactos a nivel local (familiares, amigos, vecinos de la zona…) que saben el perfil de vivienda que le gusta al inversor y confían en lo que estas personas pueden transmitirle sobre el inmueble.


Comprar inmuebles a ciegas: consejos a tener en cuenta

planos arquitecto
Incluso sin visitarla puedes sacar información valiosa de la vivienda

A no ser que el inversor sepa muy bien lo que hace, conozca muy bien la zona y el potencial que tiene, y tenga algún tipo de referencia sobre el estado y el tipo de inmueble (mucho mejor incluso si es a través de terceros) nunca es recomendable comprar o invertir en un inmueble sin haberlo visitado antes. Sin embargo, si te decides a realizar este tipo de operación podemos darte algunos consejos para minimizar los riesgos.

Solicita fotografías o material multimedia sobre la vivienda

Poder disponer de fotografías o vídeos actuales del interior de la vivienda nos permitirá comprobar entre otras cosas la orientación, la iluminación interior, el estado de conservación y también saber si está ocupada.

Podemos comprobar la fecha de las imágenes que recibamos consultando las propiedades de cada fotografía para asegurarnos que se trata de material reciente.

Solicita una nota simple del Registro de la Propiedad

No te llevará más que una hora solicitarla y podrás saber quién es el propietario, las deudas que pesan sobre el inmueble, los planos y las limitaciones de uso o servidumbres a las que está sujeta.

Realiza un pequeño estudio de mercado para asegurarte que la inversión vale la pena

Este tipo de viviendas normalmente precisan de trabajos de conservación o reforma que justifican el bajo precio. Asegúrate que la inversión que vas a realizar se compensará con el tiempo.