Dado que en Eikan somos especialistas en inversiones inmobiliarias llevamos desde el inicio del estado de alarma prestando atención a los cambios en el mercado inmobiliario que esta nueva situación ha provocado a nivel nacional e internacional.

Hace unos días atrás nos hacíamos eco de un informe redactado por la consultora financiera Deloitte que resumía de forma bastante efectiva las consecuencias que ha tenido para el sector inmobiliario y los diferentes sectores productivos la pandemia y posterior aislamiento social a todos los niveles.

Si quieres saber de forma rápida qué cambios se han producido (y se producirán) a nivel inmobiliario para los diferentes sectores productivos aquí te resumimos lo más interesante del informe.


Inversores inmobiliarios: oportunidades y amenazas

Las amenazas del COVID para el sector de la inversión inmobiliaria

Los problemas de liquidez por el impago de inquilinos (a nivel residencial) y empresas (a nivel industrial) impactarán directamente en inversores que hayan apostado por la compra y monetización a través de proyectos destinados al mercado del alquiler.

La prohibición de reuniones, visitas y desplazamientos también tiene efectos en lo que respecta a las nuevas inversiones, dado que es más difícil mantener reuniones e inspeccionar y examinar en persona nuevas localizaciones susceptibles de inversión.

Un posible rebrote a lo largo de los próximos meses/años también impactará de forma especial en las nuevas posibles inversiones inmobiliarias que se planteen: se añadirá un componente de incertidumbre mayor, el rendimiento de las inversiones no se podrá predecir con tanta exactitud como antes y se deberán plantear escenarios alternativos.

Oportunidades para la inversión inmobiliaria

Este periodo genera oportunidades de compra a la baja para aquellos inversores que dispongan del capital suficiente. Con toda seguridad aparecerán oportunidades y activos inmobiliarios que se vendan con un descuento bastante significativo.


Sector residencial

Sin duda el mayor desempleo y bajada de ingresos que vendrá impactará en las obligaciones de pago de hipotecas y préstamos por parte de los inquilinos. Además, el gobierno ha puesto en marcha ya varios sistemas de protección a los ciudadanos, entre los que se cuenta la moratoria del pago de hipotecas, en previsión de un repunte asegurado de dichos impagos.

Cambios en el tipo de vivienda residencial más atractiva

En lo que respecta al sector residencial, aquellas viviendas que dispongan de luz natural y un espacio que pueda ser destinado a espacio de trabajo verán aumentado su valor, sin tener tan en cuenta otros factores como localización y conexión con transporte público. Esto ocurrirá dados los cambios en los esquemas y protocolos de teletrabajo que se han implantado (y que con toda seguridad perdurarán).


Mercado de oficinas: caída e incertidumbre

mesa de oficina
Teletrabajo: un ascenso imparable

La demanda de oficinas ha caído y caerá en los próximos meses. Aquellos inversores que tengan activos basados en edificios o espacios de oficinas verán con toda seguridad reducidos los retornos de su inversión.

Además, para los contratos de alquiler que se firmen a partir de ahora será común que las empresas exijan cláusulas de protección frente a posibles escenarios o repuntes del virus.

A largo plazo, esta primera experiencia en lo que respecta a trabajo remoto impactará en cómo las empresas y profesionales plantean sus espacios de trabajo: se acelerará inevitablemente la pérdida de interés en espacios de oficinas.

Sector retail y pequeño comercio

Sin duda, uno de los sectores más afectados, junto con el sector hotelero. Además del cierre y desaparición de comercios -que ya está ocurriendo por el empuje del comercio electrónico-, los contratos de alquiler y compra que se negocien a partir de ahora seguramente deberán incluir cláusulas de protección frente a pandemias y estados de alarma.

Además, aquellos comercios que se encuentren en zonas de alto tráfico de personas seguramente sean los más perjudicados: los consumidores evitarán esas áreas al menos durante los próximos meses/años.

Una posible salida y vía de escape para esos comercios (y hacer que puedan mantener su actividad) serán las entregas a domicilio y el e-commerce.


Sector industrial

sector industrial covid

El sector industrial se ha visto afectado a todos los niveles, algo menos en el caso de empresas distribuidores o que trabajen en el sector logístico (clave para asegurar el suministro de productos y bienes intermedios en tiendas e industrias).

Sin duda a nivel industrial se producirán los siguientes cambios:

  • Inversión en sistemas de robotización y automatización de procesos para evitar la mano de obra humana
  • Selección de proveedores de cercanía, sin tener en cuenta variables como el precio
  • Los espacios destinados al almacenamiento (almacenes y espacios logísticos similares) verán incrementada su demanda frente a los espacios destinados a la propia producción. Este cambio se verá impulsado en parte por el aumento del comercio electrónico (que requiere del almacenamiento de inventarios).

Sector hotelero: difícil situación para el gran operador

cama de hotel
Sector hotelero: sufriendo junto con el turismo en general

Las restricciones a los movimientos y viajes ha causado y causará sin duda un impacto negativo para el sector hotelero (y el sector turístico en general). No hablamos sólo de espacios destinados a alojamiento, sino también a espacios para ferias, conferencias y congresos.

Sector economy y local: menos perjudicados

Los destinos exóticos y de larga distancia perderán atractivo a causa de un traspaso de clientes hacia destinos y turismo locales: es más económico, más fácil regresar a casa en caso de cancelaciones y los destinos locales ofrecen más seguridad jurídica y operativa en el caso de repuntes de la pandemia.

Las grandes cadenas hoteleras con inversiones en grandes complejos son las que se verán más afectadas, siendo beneficiados los pequeños negocios turísticos y los que operen bajo la premisa del low-cost.

Apartamentos turísticos: traspaso de nuevo hacia el sector residencial

Los inmuebles que se destinaban a apartamentos turísticos serán traspasados en gran medida hacia el alquiler residencial a largo plazo, lo que reduce la rentabilidad de la inversión a corto/medio plazo.