Si últimamente has estado realizando gestiones relacionadas con una vivienda o propiedad inmobiliaria seguramente has tenido que acudir al Registro de la Propiedad para obtener información relativa al inmueble en sí. Si se da el caso de que eres un profesional especializado en el sector inmobiliario seguramente ya estés familiarizado con él.

En este artículo te vamos a explicar qué es el Registro de la Propiedad, de quién depende, qué funciones tiene y los trámites más habituales que se deben realizar en esta institución.

Qué es el Registro de la Propiedad y cuando se creó

Los registros de la propiedad son aquellas instituciones públicas diseñadas para crear titularidades sobre bienes inmuebles a nivel público y ofrecer información disponible para cualquier usuario sobre la situación jurídica y administrativa de los inmuebles de un país.

Casi todos los registros de la propiedad del mundo aparecieron a finales del siglo XIX cuando empezaron a crecer las ciudades y se requirió de un organismo capaz de gestionar de forma más eficiente la compraventa de inmuebles y propiedades inmobiliarias. Junto a esta institución apareció también la figura pública del Registrador de la Propiedad.

El Registro de la Propiedad por tanto, está diseñado para registrar todas aquellas operaciones de transmisión, modificación, constitución y extinción de derechos sobre bienes inmuebles.

Anotar cualquier cambio que un inmueble sufre es una garantía de protección a favor del titular de ese bien para futuras resoluciones judiciales o trámites administrativos.

Trámites más habituales en el Registro de la Propiedad

Según se puede leer en la página web del Ministerio de Justicia, el registro de la propiedad es aquella institución en la que se inscriben o anotan los actos, contratos y resoluciones de ámbito judicial o administrativo y que afectan a una propiedad inmobiliaria o a los derechos sobre un bien inmueble.

Normalmente se acude al Registro de la Propiedad para presentar documentos que quedan registrados con fecha y hora de presentación, para realizar una inscripción (cómo puede ser la transmisión o declaración de propiedad de un inmueble), la extinción de derechos sobre una propiedad como la hipoteca, o el registro de derechos como el usufructo, servidumbre, superficie…

También se debe ir al Registro de la Propiedad para anotar resoluciones judiciales que han afectado a uno o varios de los derechos anteriores, por ejemplo declarando al propietario incapaz de administrar o transmitir una propiedad en concreto, o para anotar de forma preventiva solicitudes de demanda, embargo, herencias…

que es el registro de la propiedad y qué tramites se realizan

Inscribir una compraventa en el Registro de la Propiedad

Cuando compramos una vivienda con hipoteca debemos inscribirla obligatoriamente en el registro de la propiedad.

Una vez el notario ha certificado que somos propietarios de esa vivienda, estamos autorizados a acudir al Registro de la Propiedad para que quede constancia de ese derecho en forma de registro público.

La inscripción de compraventa se suele realizar en dos casos:

  • Cuando hemos adquirido una propiedad inmobiliaria
  • Cuando hemos firmado una hipoteca con la garantia una propiedad inmobiliaria

Inscribir la compraventa de un inmueble en el Registro de la Propiedad nos ayudará a garantizar la protección de la misma en el caso de que se produzcan litigios administrativos en el futuro, para evitar estafas, para protegernos a nosotros y al mismo inmueble cuando tengamos que devolver deudas…

Consultar documentos registrales en el Registro de la Propiedad

Otra de las gestiones y trámites más habituales que se realizan en el Registro de la Propiedad es el de consulta de un documento registral.

Como hemos dicho al inicio del artículo el Registro de la Propiedad crea documentos públicos al que cualquier ciudadano, ya sea a nivel particular o no, puede tener acceso. Eso significa que todos los documentos registrales o cambios en derechos que hagamos en nuestra vivienda podrán ser consultados por cualquier persona si así lo desea.

Esto es extremadamente útil en el caso de querer adquirir una vivienda: de este modo se puede comprobar de forma objetiva y sin tener que confiar en la buena fe del vendedor de que la propiedad que se pretende comprar pertenece realmente a esa persona. Solicitando una Nota Simple también podremos saber si la propiedad está sujeta a deudas pendientes.

Para poder obtener una Nota Simple Registral de un inmueble es obligatorio presentar el número de finca registral, el registro dónde está inscrito el inmueble o propiedad y también es necesario presentar la dirección exacta y el DNI del propietario.