Cuando se piensa en invertir en el sector inmobiliario, lo primero que probablemente viene a la mente es nuestra propia casa. Por supuesto, los inversores en bienes inmobiliarios tienen muchas otras opciones a la hora de elegir las inversiones, y no todas son propiedades físicas. 


Opciones de inversión inmobiliaria

Aquí hay un repaso de algunas de las principales opciones para los inversores particulares, junto con las razones para invertir. 

Sociedades de inversión inmobiliaria (Socimis)

Sociedad de inversión inmobiliaria
Sociedad de inversión inmobiliaria

Las Socimis permiten invertir en inmuebles sin tener que recurrir a los inmuebles físicos.

A menudo comparadas con los fondos de inversión, las Socimis son compañías que poseen activos inmobiliarios de tipo comercial como edificios de oficinas, espacios comerciales, apartamentos y hoteles.

Las Socimis tienden a pagar altos dividendos, lo que las convierte en una inversión atractiva para complementar la jubilación. Los inversores que no necesitan o quieren el ingreso regular (cobro) de los dividendos pueden automáticamente reinvertir esos dividendos en la sociedad para hacer crecer su inversión y su porcentaje de participación.

¿Son las Socimis una buena inversión que ofrezca seguridad? En general sí, pero también puede haber sociedades que inviertan en activos variados y complejos.

Elegir el tipo de Socimi en el que invertir es clave, ya que según el porfolio de la firma habrá más o menos riesgo implícito. Además la gran mayoría de Socimis no han salido públicamente a bolsa y pueden ser sociedades difíciles de valorar para el ojo no experto. Lo mejor es que si se es un nuevo inversor, es recomendable dejarse asesorar por un profesional o comprar a través de firmas de inversión o de intermediación bursátil. 

Invertir en alquiler

Invertir en propiedades para alquiler significa convertirse en propietario, por lo que el inversor debe considerar si se sentirá cómodo en ese papel. Como propietario, el inversor será responsable de todas aquellas cosas sean relativas a sus inmuebles, cómo pueden ser el pago de la hipoteca, estar al día de los impuestos sobre las propiedades, los seguros, los trabajos de mantenimiento de los distintos inmuebles, la búsqueda de inquilinos y la resolución de cualquier problema en los inmuebles.

A menos que se contrate a un administrador de propiedades profesional que se encargue de todos estos detalles, ser propietario de inmuebles destinados a alquiler es una inversión que requiere mucha dedicación.

Dependiendo de la situación personal y familiar del inversor, cuidar de las diferentes propiedades y atender las necesidades de los inquilinos puede ser un trabajo de 24 horas al día, 7 días a la semana.

Sin embargo, si el inversor elige cuidadosamente sus propiedades y sus inquilinos, se puede reducir el riesgo de tener problemas importantes y las rentas que se reciban en forma de alquiler valdrán la pena el esfuerzo que se dedica a ellas.

Compraventa inmobiliaria a corto plazo

Compraventa inmobiliaria a corto plazo
Compraventa inmobiliaria a corto plazo

A diferencia de los inversores interesados en el mercado del alquiler, el inversor que se dedica a la compraventa a corto plazo es un tipo totalmente diferente de propietario inmobiliario. Este tipo de inversor compra propiedades inmobiliarias con la intención de mantenerlas en su cartera por un periodo de tiempo muy corto, a menudo no más de 1 o 2 años, vendiéndolas rápidamente para obtener un beneficio. 

Si estás interesado en la compra venta a corto plazo debes saber que hay dos enfoques principales que puedes seguir: 

  1. Reparar y reacondicionar un inmueble. Este enfoque es el del propietario que compra una propiedad o inmueble que cree que aumentará de valor si se realizan ciertas reparaciones, acciones y mejoras. Previamente se debe de haber realizado un estudio de mercado de la zona para determinar que los precios están subiendo, y es muy recomendable completar los trabajos de reforma lo más rápido posible para poder vender a un precio que exceda la inversión total (incluyendo el precio de compra más el coste de las reparaciones y trabajos).
  2. Retener para revender. Este tipo de inversor trabaja de manera diferente. En vez de comprar una propiedad y realizar trabajos de reforma y mejora, el inversor compra solamente propiedades que se encuentren en áreas geográficas que están sufriendo incrementos de precio rápidos, manteniendo la propiedad en su cartera durante algunos meses y años y luego re vendiéndola con un margen. 

En cualquiera de las dos versiones de la compra venta a corto plazo se corre el riesgo de no poder vender la propiedad al precio deseado para poder general beneficios con la inversión. Si esto ocurre se puede presentar el desafío de que el inversor no tenga suficiente efectivo o liquidez para afrontar los pagos de otras inversiones inmobiliarias que tenga en cartera, de modo que para trabajar correctamente y de forma efectiva la compra venta a corto plazo se debe contar con la experiencia o con el asesoramiento de un profesional inmobiliario.


Invertir en inmuebles con poco capital

invertir en inmuebles con poco capital
Invertir en inmuebles con poco capital

Si no dispones del capital suficiente para invertir en inmuebles pero estás interesado en empezar a operar dentro del sector inmobiliario, puedes ponerte en contacto con Eikan, la división inmobiliaria del grupo Kontactalia. Tenemos más de 20 años de experiencia en el mercado financiero e inmobiliario español, por lo que contamos con una amplia cartera de interesantes opciones inmobiliarias a las que puedes acceder a través de participaciones. 

Eikan se asegura que la compra, y el alquiler de los activos inmobiliarios de nuestra cartera ofrece la máxima seguridad y rentabilidad a nuestros inversores. 

General, las condiciones de acceso a nuestra cartera de inversión inmobiliaria son las siguientes: 

  • Participaciones desde 20.000 €. Accede a nuestros dividendos comprando participaciones de nuestra cartera inmobiliaria a partir de 20.000 €
  • Nuestra experiencia en el sector inmobiliario nos permite obtener rentabilidades cercanas al 20% anual. 
  • Disponemos de una cartera diversificada por todo el territorio español. 
  • Repartimos dividendos y rentas de forma mensual.